Imprimir

Testimonios

Jump

Diana Lucía Sánchez

Mi nombre es Diana Lucia Sánchez  C. Desde los 3 años me diagnosticaron deficiencia auditiva, empecé a usar audífonos a los 8 años, y tal vez fue esto lo que influyó a que aprendiera a leer los labios y ayudarme así a entender lo que la gente me decía y no alcanzaba a oírlo bien; y fui perdiendo paulatinamente la audición. En 1996 ya no era capaz de sostener una conversación telefónica, en 1999 me diagnosticaron pérdida total de logoaudiometría y ya los audífonos no me prestaban ninguna ayuda. Estuve 11 años en completo silencio, hasta 2008 cuando fui evaluada por el otólogo Felipe Monroy quien me diagnosticó sordera severa bilateral pero me dió la esperanza de volver a oír, tramité implante coclear en la EPS Saludcoop y recibí autorización para implante coclear bilateral.

Fui operada por el Dr. José Rivas el 24 de julio de 2010, los procesadores me fueron adaptados por la Fonoaudióloga Myriam Patricia Montes el 1 septiembre de 2010 e inicié terapias de Lengua con la Fonoaudióloga Carolina Ramírez  en octubre del mismo año. Desde esa fecha la vida me ha dado un vuelco de 360º volví a oír sonidos que ya eran desconocidos, olvidados, para mí, conocer voces, timbres y tonos de voz, volver a hablar por teléfono y poder sostener una conversación grupal sin ninguna dificultad escuchando casi mas que una persona "oyente", grupo del cual ya formo parte.

A la fecha, 20 meses después de la cirugía me considero una persona totalmente diferente, mi calidad de vida ha mejorado, soy una persona independiente en todos los aspectos, cuando antes dependía de mi familia para hacer llamadas, atender conversaciones con personas a las cuales se me dificultaba leerle los labios.

Me adapté fácilmente a los ruidos y sonidos de este bulloso mundo, tolero casi que con facilidad los ruidos, estruendos y sonidos; poco a poco voy aprendiendo a ubicar los sonidos, ponerle nombre a las voces que escucho sin haber visto quien habla, disfruto muchísimo la música.  Tengo la mejor voluntad y disposición para las terapias de lengua donde se me está enseñando a ser cada día una mejor oyente, a aprender y recordar como suenan las palabras, es decir recuperar esa logoaudiometría que había perdido.

Estefany Madaly Quintero Marín

Fui implantada cuando cumplí mis 15 años, ahora tengo 22 años.

Mi experiencia con el implante coclear ha sido espectacular ya que desde que tengo el implante ha sido más fácil interactuar con el mundo oyente, y tener un desarrollo sin mayores limitaciones. 

La calidad de vida es mucho mejor. La capacidad para tener un mejor lenguaje y expresión es muy satisfactoria y por supuesto con la gran ayuda de la fonoaudióloga Myriam Montes que tiene grandes capacidades para dar soluciones a tiempo.

Nora Patricia Patiño Montoya

Con la presente quiero darles testimonio de la cirugía de mi implante coclear, practicada en el mes de septiembre del año 2010.

Antes de la cirugía no escuchaba absolutamente nada, pero el resto de mis órganos estaban bien y alcanzaba a deletrear los labios  a  las demás personas y me hacia entender, dependía mucho de mi hermana para todas mis diligencias, me gustaba la música porque sentía vibrar mi cuerpo, mas no escuchaba.

Mi vida era casi normal y buena, ahora después de la cirugía que ya escucho dependo de mi misma  para hacer todas mis actividades, puedo dialogar con las personas escuchándolas sin necesidad de leer  los labios, distingo todos los sonidos, puedo hablar por celular, escuchar música, etc.

Actualmente puedo disfrutar de todo a mi alrededor con una calidad de vida mucho mejor.

Eugenio Palacio Roldán

Soy Eugenio Palacio Roldán portador de la cédula de ciudadanía número 71 905 003. Tengo desde la infancia una  deficiencia auditiva, el oído derecho perdió el 100% de su capacidad y según un examen practicado por la Doctora Patricia Montes, el oído izquierdo tiene serias dificultades ya que tiene un porcentaje de pérdida de audición alto, por lo cual me recomendó la utilización de un audífono para mi oído izquierdo. Desde el momento en que empecé a utilizarlo, sentí la mejoría ya que me torné en una persona más alerta y mi capacidad de comunicación mejoró ostensiblemente con el tiempo.

Hasta el día que empecé a utilizar el audífono, no sentía ruidos sutiles y por ende no tenía la capacidad de distinguir en mi entorno algunos sonidos que a otras personas le son familiares. Para mí, fue empezar a descubrir esas partes de la realidad que por mi dificultad auditiva no podía disfrutar.

 Para mí no fue difícil adaptarme al audífono, antes por el contrario, fue motivo de alegría saber que aún tenía oportunidades de descubrir sonidos que no sabía que existían, fue volver a comenzar mi vida y al día de hoy es un motivo de felicidad saber que conservo mi audición del oído izquierdo  y que me siento muy bien con el sistema.

Por último, doy gracias a la Doctora Montes, por haberme escuchado y saber que era lo que yo necesitaba.

UA-32424821-1